Oración compartida

Como todos los años, al caer de la tarde del Domingo de Ramos, nos congregamos en un lugar propiamente preparada y ambientada para orar juntas y para compartir la Palabra. En torno a una cruz y a nuestra Santa Madre Beatriz, nos recogimos para escuchar al Señor que nos habla al corazón. A través de una monición y una breve reflexión, se nos invitaba a adentrarnos en la SEMANA SANTA, dispuestas para acompañar a Jesús en su camino al Calvario. Estamos con Él o no estamos, no hay lugar para medianerías.
  Tras cuarenta días de preparación, de conversión hacia la Pascua, nos metemos de lleno en la Semana Mayor, días de mucha profundidad, de un encuentro personal con nuestro Redentor que muere por puro amor, que se entrega hasta la muerte y una muerte de cruz.
 Este año, el Domingo de Ramos ha coincidido con nuestro día: el día 17 donde también de un modo especial, hacemos eco de Santa Beatriz y de nuestra Regla. Sabemos que uno de los amores de Beatriz fue la Pasión del Señor. Y nos preguntábamos: ¿Cómo vivía estos días? ¿Cómo los viviría hoy? Ojalá se nos conceda la gracia de vivirla como ella: con fervor y devoción, dedicando todo nuestro tiempo en la meditación de la Pasión, acompañando al Señor, ayudándole a llevar la cruz como el Cirineo, aliviándole la cruz a los más débiles… Así se expresaba cada una de nosotras y quedó patente el deseo que tenemos de vivir santamente la Semana Santa.

Hna.  Celestina Muthusi
Monasterio de Santa Ana

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR