30 DE ABRIL- DÍA DE LA VOCACIÓN CONCEPCIONISTA

La Orden de la Inmaculada Concepción fundada en Toledo por Santa Beatriz de Silva, cuenta con muchos Documentos Pontificios en su fase fundacional que se inicia con la Bula "INTER UNIVERSA" concedida por el Papa Inocencio VIII el 30 de abril de 1489. Hace ahora exactamente 530 años.

Y aunque en esta Bula primitiva no se habla y no se pensara en la fundación de una Orden nueva si no en la erección de un Monasterio bajo la advocación de la Concepción, con unas determinadas características dentro del cauce de las Órdenes ya existentes en la Iglesia , se aprueba sin embargo el tenor de vida que ya practicaban en los Palacios de Galiana Beatriz y sus compañeras; en las palabras de esta Bula está la fuente de donde nace la Orden de la Inmaculada Concepción, en ella se establece en cuanto al vestido que la Abadesa y las monjas del Monasterio en proyecto que se ha de erigir ( en el seno del Cister), “lleven hábito blanco y escapulario blanco y sobre ellos manto de color celeste, con la imagen de la Bienaventurada Virgen María fijadas sobre el manto y el escapulario.

La Bula Inter Universa de la que venimos hablando es la semilla que germina sin perder la identidad o como núcleo central en torno al cual se forman las estructuras adecuadas, llegándose de este modo a la constitución providencial de una nueva Orden propiamente dicha. Con esta Bula comienza la andadura de la Orden de la Inmaculada Concepción iniciada por Santa Beatriz en Toledo.

Isabel la católica, muy amiga de Beatriz, le donó sus palacios de Galiana en Toledo, para este fin, para que ella y sus compañeras vivieran honrando el misterio de su Concepción Inmaculada, y desde entonces ha habido mujeres valientes que han dicho sí al Señor consagrándose a él en honor de María Inmaculada. Las hermanas primitivas han velado, han conservado y han mantenido los rasgos peculiares que tenían que caracterizar el nuevo Monasterio según la Bula Inter Universa: vida regular, servicio al Altísimo, honrar a María, clausura, vida común, vida litúrgica

Toda la Orden y cada Monasterio (por medio de celebraciones y reflexiones) celebran el día 30 de abril de cada año este aniversario de la Bula fundacional de forma especial como día de la Vocación Concepcionista. Sí, queremos que la estrella de Santa Beatriz siga brillando en la Iglesia. A ella le pedimos que su Orden florezca no solo en número, sino en santidad.

Queremos ser lámparas encendidas en medio de las tinieblas de este mundo, donde no brillan las actitudes de María. Queremos ser los brazos extendidos de Moisés en el monte orando por la suerte de su pueblo. Queremos hacer vida las palabras de la BULA INTER UNIVERSA del 30 de abril de 1489, en la que se aprueba un Monasterio en Toledo que estaría dedicado a servir al Altísimo honrando el misterio de la Inmaculada Concepción.

Esta es nuestra misión en la Iglesia: prolongar en nuestra propia vida la vida de María, hacer viva en la Iglesia la vida de María.

Que esto sea una realidad en todas las hermanas concepcionistas.

 

Monasterio Purisima Concepción. Lebrija (Sevilla)

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR